PLANTEAMIENTO DE ESTRATEGIAS

  • Cuando se desarrolla una estimulación que no surge de la percepción desde los sentidos del cuerpo, sino del centro de atención mismo, entonces el Lóbulo Frontal tomará ciertos eventos considerándolos en su conjunto, los cuales conformarán lo que sería una “Situación” esta será considerada en representación de un “Objetivo”, sean dadas para corto, mediano y/o largo plazo, el cual estará libre de las circunstancias en la percepción, lo cual marcará una referencia para todo el proceso de planificación.
  • Se empezará entonces un proceso cíclico de comunicación entre los Lóbulos Frontales, Lóbulos Parietales y los Centros de Atención, donde cada ciclo representará una “Situación” particular, pero en su conjunto podrán representar una estrategia, teoría, relato, etc…
  • Comenzando por la comunicación entre los Lóbulos Frontales y los Lóbulos Parietales, por medio de los canales del pensamiento en el “Neo-Córtex”, se transmitirá un “Complejo de Valores de Referencia” que representará el “Objetivo”, así como también otros valores que representarán las diferentes respuestas resultantes de la Interpretación de los eventos-datos por parte de las estructuras en el Lóbulo Frontal, por medio de métodos que se asemejan a la “Lógica Deóntica”, capaces de establecer y discernir diferentes tipos de “Elementos Conceptuales”, sean “Conceptos” como “Principios” y “Parámetros”, por medio de señales capaces de interactuar con el Hipocampo.
  • El Lóbulo Parietal desarrollará de manera consciente una búsqueda del conocimiento, dándoles sentido a cada dato, partiendo de planteamientos hipotéticos que se corresponderán con la situación, midiendo las consecuencias de las decisiones que consideramos racionales, y para simplificar la información, se hace uso de algunos paradigmas aplicables, los cuales se presentarán para desarrollar más eficientemente la situación, simplificando de esta manera la implementación de un conjunto de diferentes, eventuales y/o posibles operaciones que se podrían desarrollar por parte de cada elemento en cuestión, o de manera general, que se pueden desarrollar en los procesos sobre el conjunto de elementos conceptuales, tomando en consideración que por este rumbo, se deberán de tomar en consideración las perspectiva de cada elemento en cuestión y las temáticas correspondidas, siempre y mientras sea correcto desarrollar tales operaciones de simplificación de los planteamientos de la situación, posiblemente diezmando la cantidad de signos requeridos y que serán emitidos en la siguiente iteración, o en su defecto aumentarlos, e incluso hacer una marcación, para hacer varios subproceso de entrenamiento antes de continuar, con lo cual es posible que se desarrolle una marcación de “duda” sobre la situación en cuestión, afectando el conjunto, bien sea en cuanto a un “concepto” en el “Lóbulo Frontal” o en cuanto a un “proceso” en el mismo “Lóbulo Parietal”.
  • Cada situación se marcará en el “Hipocampo” por medio de los Lóbulos Temporales, con signos que permitan su abstracción, permitiendo el desarrollo posterior del proceso de la “Intuición”.
  • Con cada iteración, se pueda albergar la consecución de situaciones planteadas con cada idea, conteniéndolas en un tramo de información más complejo, que representará un modelo teórico más general sobre diversas situaciones interconectadas, representando en la memoria sus variables y los elementos a considerar para cada una de dichas situaciones problema a enfrentar, antes de conseguir el objetivo final considerado de manera inicial.
  • Con dichos signos, nuevamente es posible activar los centros de atención, realizando una categorización sobre estos, en ocasiones diferenciando entre lo que “se quiere hacer”, lo que “se tiene que hacer” y lo que “se necesita hacer”, brindándoles un sentido y según la información que se posea en la diferentes tipos de memoria, entre la que se encuentra la “memoria semántica”, poder asimilar las diversas sentencias que se pueden desencadenar, sean las consideradas correctas por parte del Sistema Límbico, para tomar las decisiones que cumplan con el propósito de la planificación.
  • Una vez organizadas y/o determinadas las sentencias, los Centros de Atención se encargarán de desarrollar la acción a tomar para los signos y señales de dicha situación, consecuentemente se proyectarán dos tipos de datos, los de tipo “datos-evento” para el Lóbulo Frontal y otros datos que marcarán la recepción de aquello que sea emitido por parte de los lóbulos frontales, denominados estos como “marca de recepción” a sus correspondientes destinos, permitiendo el flujo del pensamiento en el neocórtex.
  • Dependiendo de la situación, se pueden contemplar de dos tipos de decisiones, según la perspectiva de la situación:
    • Perspectivas diferentes al actuar del cuerpo: Estas se encuentran relacionadas con los procesos del pensamiento, se transmitirán desde el centro de atención hasta el lóbulo frontal por medio de los “Claustro”, para que el Lóbulo Frontal genere un “Complejo de Valores de Referencia” transmisible por medio del Neo-Córtex hacia los Lóbulos Parietales, para el desarrollo del pensamiento, los cuales servirán para establecer una “Situación” y/o problema.
    • Perspectiva dada para el actuar del cuerpo: En el centro de atención, no solo tomará los datos de evento para dirigirlos hacia el lóbulo frontal empleando los núcleos basales, sino que también junto a estos, a partir de los demás datos, transmitirá ciertos indicadores o marcadores hacia las áreas pre-motora, motora y/o la sensitiva, localizadas alrededor de la Cisura de Rolando, de modo que una vez que el Lóbulo Frontal emita su respuesta ante el evento-dato, la respuesta pueda ser recibida por parte de las zonas que desarrollarán los procesos de coordinación física en el cuerpo.
  • Nuevamente con el Lóbulo Frontal, el cual al hacer uso de una forma de razonamiento que puede ser comparado con la “Lógica Deóntica”, para que de la misma manera con la cual se plantearon el o los “Objetivos”, también se permita el formular los requerimientos o lo que sea necesario, ya sea para establecer o abstraer diferentes “Elementos Conceptuales” que representarán a los diversos tipos de entes, tanto físicos como teóricos, así como “Principios” y/o “Parámetros” que representarán los datos que continuarán en la información a los “eventos-datos”, tomando así en consideración aquellas variables involucradas en planteamientos albergados en la memoria, sin embargo, el desarrollo más significativo que subyace con la integración del lóbulo frontal sobre este proceso a nivel evolutivo, es que ahora dichos elementos conceptuales, sean conceptos, definiciones, principios, parámetros, fenómenos, etc…, podrán provenir de diferentes perspectivas y/o temáticas, y con cada iteración que se desarrolle, logrará anexar con esta una mayor complejidad, mientras que al añadir más elementos referentes y dependientes de una determinada situación, esta se hará también cada vez más sofisticada, teniendo esto como implicación, una mayor carga sobre los centros de atención.
  • Este proceso generará de manera residual otras situaciones que no serán el objetivo y que no serán marcadas como referencia, al desarrollar un post-proceso de simplificación, el cual se desarrollará de manera consciente, con lo que puede ser efectuado y/o coordinado por el lóbulo parietal, pero otras situaciones si podrán ser marcadas en una secuencia, la cual representará el rumbo o la trayectoria de la estrategia en sí y se deberán de albergar en la memoria.
  • Así y de esta forma se continuará el ciclo de manera consciente, hasta lograr la estabilidad del proceso, en cuanto se logren activar los eventos que durante las iteraciones definían con como una referencia a la situación “objetivo”.
  • Cuando las operaciones sean consolidadas, dependiendo de si estas representan:
    • Perspectiva dada para el actuar del cuerpo: Estas representarán las acciones del sujeto, entonces las respuestas del Lóbulo Frontal pueden tomar camino hacia las áreas motoras en la Cisura de Rolando.
    • Perspectivas diferentes al actuar del cuerpo: Estas pueden tomar camino hacia el Lóbulo Parietal o los Lóbulos Temporales, dependiendo de quienes tengan la “marca de recepción” de dicha información.
Anuncios